Dentro de un contexto social de importantes cambios y transformaciones, el modelo educativo también está empezando a apostar por el cambio para dar respuesta a las nuevas demandas y necesidades sociales.

Desde todos los foros se coincide en que los nuevos tiempos van irremediablemente unidos a la idea de incertidumbre.

Esta situación configura un importante desafío, que es la necesidad de formar a las nuevas generaciones en competencias emocionales que les preparen para saber gestionar esta incertidumbre.

Desarrollando flexibilidad para manejarse bien en situaciones de cambio, formando alumnos que desarrollen buenas capacidades emocionales y de trabajo en equipo, con buena capacidad de comunicación y un pensamiento crítico y creativo. En definitiva, potenciando liderazgo en los estudiantes.

Para este cambio se requiere la formación y concienciación de todos los agentes que participan en el sistema educativo. Desde Escuela de Coaching Educativo estamos introduciendo un modelo propio de coaching educativo en centros públicos, concertados y privados, que se presenta como un instrumento que ayuda a crear equipo en la dirección y en el claustro de profesores, al tiempo que amplia y profundiza el rol del docente en el aula.

Impresiones de los participantes del “Curso de Experto en Habilidades de Coaching Educativo” y de las ponentes Coral López y Carmen Valls (eCED) para Escuelas Católicas.